Publicación: 2016-06-05 22:18:07 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Club de futbol de Costa de Marfil se afirma como cuna de campeones

Por Luca Pistone. Colaborador Abiyán, Costa de Marfil, 5 Jun (Notimex).- Es una de las escuelas de futbol más famosas de todo el continente

Por Luca Pistone. Colaborador

Abiyán, Costa de Marfil, 5 Jun (Notimex).- Es una de las escuelas de futbol más famosas de todo el continente africano y pertenece al club con más títulos de Costa de Marfil. Trata de dar una educación adecuada a decenas y decenas de jóvenes, además de convertirlos en los mejores jugadores del país. Ostenta el mérito de haber descubierto a campeones de la talla de los hermanos Touré y Gervinho.

Es la sección juvenil del glorioso Asec Mimosas de Abiyán, cuya sede e instalaciones deportivas del equipo marfileño más antiguo (1947) y con más títulos (24), están ubicadas en el barrio de Sol Béni, en el centro de Abiyán, la capital económica de Costa de Marfil.

Tras la reja de entrada, en la que hay grabado un ramo de mimosas, el símbolo del club, el visitante se encuentra con toda la magnificencia de la casa del Asec Mimosas: instalaciones modernas, gimnasios, piscinas, comedores, campos de pasto sintético y de arena que dan a la laguna de Abiyán.

Se trata de un gran centro deportivo tan a la última que no tiene nada que envidiar a muchos clubes de los países occidentales. De hecho, se intuyen las razones de la hegemonía de este equipo en el torneo de Costa de Marfil. La cantera del Asec se puede definir como el buque insignia del balompié africano.

Aquí han dado sus primeros pasos futbolísticos campeones como los hermanos Touré (Kolo y Yaya), Gervinho, Youssouf Fofana, Emmanuel Eboué, Salomon Kalou, Didier Zokora y muchos otros. En el Mundial de 2010 formaban una gran parte de la selección marfileña.

El recorrido por el centro deportivo se inicia en el edificio de dos plantas de Presidencia y en la redacción de la revista mensual y la radio del equipo. En frente de esta estructura se entrena el primer equipo, es decir, los principales jugadores de la selección (que en 2015 ganó la última edición de la Copa de África). No muy lejos está el acceso al área de la sección juvenil, el orgullo y la clave para el éxito de la empresa.

"Mejor nuestros jóvenes que los del primer equipo", asegura Adou Kouakou, profesor de matemáticas y director de la academia de la sección juvenil del Asec Mimosas.

"Aquí reciben una buena educación gratuita, además de tres comidas al día. Cuando me pidieron que dirigiese la escuela no sabía mucho sobre futbol, pero con el tiempo me he dado cuenta de que no está tan alejado de las matemáticas. Si el futbol es alimento para el cuerpo, la escuela es el entrenamiento del cerebro", señala.

Cuando terminan el entrenamiento de la mañana, los chicos, todos menores de 17 años, salen del campo y se apresuran a ir a las duchas. Al cabo de pocos minutos sonará la campana y tendrán que estar en clase.

En la parte de arriba de la puerta de una clase destaca una placa que representa un libro y un balón dorado con las palabras: "Sé humilde si quieres ser grande". En la pared de color amarillo intenso de la escuela, a dos pasos del campo, los chicos colocan ordenadamente los zapatos de futbol que se volverán a poner cuando acaben las clases.

"En una situación de pobreza e inestabilidad como la que hemos vivido y en parte vivimos (en 2011 terminó en Costa de Marfil una guerra civil que había durado 10 años), somos conscientes de que jugamos un papel importante en la educación ciudadana: no estamos aquí sólo para crear jugadores, sino para formar a los hombres de mañana". Las palabras de Kouakou parecen reflejar una filosofía colectiva más que ser meras consideraciones personales.

También lo ve así el preparador técnico francés Julien Chevalier, que hace cuatro años y medio que entrena a futuros campeones. "Somos los únicos que dedicamos tanta atención a la formación de los jóvenes".

Las reglas de la FIFA imponen que los menores de edad jueguen en el país de residencia de sus padres -una decisión que busca proteger a los niños de la explotación, pero que restringe la migración de los más talentosos-, y por lo tanto la escuela del Asec Mimosas es todavía hoy una meta para los aspirantes a campeones africanos.

"Desde aquí los que más prometen participan en torneos europeos menores para después llegar a los mejores clubs del mundo", dice Chevalier. La oficina de Chevalier está entre los dormitorios, que llevan los nombres de los campeones que han pasado por aquí. "Hoy en día muchos de mis chicos juegan sólo para ganar dinero, para ir a Europa y vivir una vida llena de lujos. En la época de Yaya Touré y Gervinho se jugaba por pura pasión, por amor al futbol".

Todos, tanto parientes como no, lo llaman "papá Touré". Este anciano de voz suave, envuelto en un tradicional vestido marfileño de color dorado, es el padre de Kolo y Yaya Touré, los grandes campeones de la Costa de Marfil. El primero juega en Liverpool; el segundo, que milita en el Manchester City y es el capitán de la selección marfileña, fue Balón de Oro africano cuatro años consecutivos (2011-2014).

"Dios ha querido que dos hijos de nuestra familia se convirtiesen en grandes jugadores, por lo que hoy en día la gente nos admiran por sus logros". Mouri Touré, un militar jubilado, es un musulmán devoto. En el suelo, a los pies del sofá, yace su alfombra para rezar. En las paredes de la casa los fotomontajes de los hijos están acompañados de fotos de la peregrinación a La Meca de su tercer hijo futbolista, Ibrahim, muerto en 2014 de leucemia con tan solo 28 años.

En la familia Touré el amor por el futbol es genético: "Cuando eran pequeños yo jugaba en el equipo de futbol del ejército, y se me daba bastante bien. Creo que les transmití así esta pasión, que es la fiebre de Costa de Marfil y de todo África".

La vida de la familia Touré cambia cuando Mouri se muda desde el interior del país a Abiyán, donde inscribe a sus dos hijos en la escuela de futbol. A Kolo y Yaya los descubrió deportivamente Jean-Marc Guillou, un exjugador y entrenador francés que, después de la fundación de la Academia del Asec Mimosas, en 1993, merodeaba por los distritos de Abiyán en busca de nuevos talentos.

"Cuando Guillou vio jugar por primera vez a Kolo, quiso conocerme inmediatamente. En aquel momento tenía sólo 12 años y acababa de ser admitido en el instituto. Para ser honesto, yo no quería que dejase la escuela por el futbol. Pero los dirigentes del Asec Mimosas me tranquilizaron diciéndome que en su academia seguiría los estudios, y por eso acepté. Realmente creo que tomé la decisión correcta", dice, sonriendo, papá Touré.

Así, después de las dudas iniciales, Mouri dio su bendición a los hijos: "Hice lo que habría hecho cualquier buen padre. Nada sucede por casualidad: en ese momento en la escuela había cada vez más huelgas de estudiantes y profesores, por lo que acepté que también Yaya siguiese a su hermano en el Asec Mimosas".

A pesar de la positiva historia de sus hijos, papá Touré es consciente de lo difícil que es destacar para muchos atletas africanos: "El futbol profesional en Costa de Marfil y África aún no se ha desarrollado. Hay demasiada pobreza, por lo que los jóvenes siguen soñando con emigrar y jugar en Europa. Creo que es comprensible que los hijos de este país deseen aprovechar al máximo su talento ganando lo máximo posible con el futbol", afirma.

Con la sabiduría de los ancianos, aconseja a los jóvenes de hoy que quieren seguir los pasos de sus hijos: "Tener talento y un alto nivel técnico ya no es suficiente. Hoy en día para tener éxito en el futbol y en la vida hay que tener la cabeza bien amueblada". Y esto sus hijos parecen haberlo aprendido gracias a la escuela del Asec Mimosas.

te podría interesar

Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami
Policías de la Ciudad de México evitan suicidio de un joven en Iztacalco (Video)
Alcalde de Nueva York Bill de Blasio asegura que protegerá a los inmigrantes
Ejército cubano inicia el

Videos relacionados:

Video: Empeladas de un restaurante pelean a golpes frente a los clientes
Video: Araña cazadora de come lagartija
Últimas noticias: Secretario de Cultura Rafael Tovar y de Teresa está internado, hoy 8 de diciembre de 2016
La Basílica de Guadalupe espera la llegada de siete millones de peregrinos el 12 de diciembre
Christina Aguilera
Comentarios
Club de futbol de Costa de Marfil se afirma como cuna de campeones