Publicación: 2016-07-18 22:19:18 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Evolucionan grupos versátiles al amenizar eventos sociales

* Los paquetes de servicio tienen un costo de 25 mil hasta 70 mil pesos Por Claudia Pacheco Ocampo México, 18 Jul (Notimex).- Interpretar los

* Los paquetes de servicio tienen un costo de 25 mil hasta 70 mil pesos

Por Claudia Pacheco Ocampo

México, 18 Jul (Notimex).- Interpretar los temas de moda o los característicos de todas las épocas, ya no es suficiente para amenizar un evento social, pues los invitados exigen más motivos para divertirse y en busca de la complacencia, los grupos versátiles de música han tenido que evolucionar en su concepto.

Hace 30 años, el público estaba acostumbrado a que un cuarteto de músicos (teclados, guitarra, bajo y batería) uniformados de un solo tono y dos cantantes (hombre y mujer) amenizaran su boda, XV años, fiesta familiar o evento empresarial y corporativo, pero en la actualidad ya se torna aburrido.

“La tecnología avanza y, a su vez, la gente pide más de quienes estamos arriba del escenario. No se conforman con escucharte, demandan un espectáculo de gran producción y aunque no es sencillo, hemos tenido que crear y adaptarnos a las circunstancias”, comentó a Notimex, Dorina Alvarado, fundadora y cantante del grupo Amatista.

Luces robóticas, escenario a dos niveles, pantallas de módulos leds, bocinas de gran potencia, souvenirs, zanqueros, disfraz de luces, pirotecnia, vestuario fastuoso, mejores cantantes, atractivo visual, coreografías, lluvia de papeles metálicos y Dj para tornafiesta, son algunos suplementos que, a través del tiempo, han hecho que la fiesta sea más divertida.

El grupo Amatista ha ofrecido cerca de 500 espectáculos en 12 años de trayectoria. Nació por iniciativa de Dorina Alvarado y Jorge Ituriel. Ambos habían adquirido experiencia como integrantes de otras agrupaciones y decidieron crear su propia propuesta inspirados en el teatro, el canto, la música y la danza.

Antes, al momento de la batucada, a los invitados se les repartían globos y mechudos. Ahora, además de esto, se llevan gafas, anillos luminosos, silbatos y hasta pelucas, mientras que un zanquero atraviesa la pista bailando y una cabeza de dragón cubre con su cuerpo (una tela brillante) a todos asistentes que hacen una rueda alrededor de los festejados.

Los souvenirs se consiguen a través de distintos proveedores y la tendencia actual son los sombreros altos de hule espuma con diferentes figuras de fantasía.

“También fascina todo lo luminoso: moños, lentes, cubos, varitas y diademas. Para el carnaval se reparten los sombreros y cuando es el segmento de rock, lo ideal son los instrumentos inflables como: guitarras, pianos, saxofones y micrófonos, aludiendo a un concierto. Ya para la discoteca, entregamos pelucas metálicas con antifaces de plumas y piedras”, precisó.

Jorge Ituriel añadió que al partir rumbo a casa, los invitados se llevan bolsas llenas de regalos, “lo cual no sólo a ellos les llena de satisfacción, sino también al cliente porque sabe que su inversión valió la pena, pues todos se van contentos”.

Otro de los atractivos que Amatista ofrece es tocar música y cantar sin parar, máximo durante ocho horas.

“Tiempo atrás, los grupos alternaban con otro para lograr el formato, pero ahora uno solo puede hacerlo, lo cual se traduce en que la energía se mantiene y los convidados no se sientan a descansar”, indicó el cantante y actor de teatro.

En este caso, la selección del repertorio es fundamental, pues se busca ofrecer las canciones que estén de moda, que hayan marcado a una generación, una época o que signifiquen algo especial para los clientes que hayan contratado sus servicios.

“El consumidor elige de principio a fin todas las canciones que quiera que se toquen. Nosotros le enviamos la lista y él nos marca lo que no se debe presentar, pero también aquello que no debe faltar. Esto sirve mucho para conocer los gustos y la generación de gente que abundará en la fiesta. Las melodías con palabras altisonantes no son una propuesta”, indicó Dorina.

Amatista considera que para un buen festejo se deben incluir todos los géneros, desde reggaetón, hip hop, rock, pop, cumbia, salsa, merengue, rock and roll y hasta danzón.

“Hay quienes nos piden que haya demasiado reggaetón y aunque nos sabemos algunos temas, es necesario aprendernos nuevos para cumplir con las expectativas, de modo que siempre estamos ensayando”, destacó Ituriel.

La música de los 80 sigue de moda y es la que más emociona a los asistentes con popurrís de canciones como: “Ahora te puedes marchar” (Luis Miguel), “Bazar” (Flans), “Claridad” (Menudo), “Si no es ahora”, “Con todos menos conmigo” y “Tu y yo somos uno mismo” (Timbiriche), por citar algunas.

Los Ángeles Azules, dijo, también son una tendencia, de modo que es imperdonable que el grupo no interprete sus éxitos y en el catálogo se escriben: “El listón de tu pelo”, “Ay amor”, “17 años”, “Cómo te voy a olvidar” y “Entrega de amor”, entre otros.

Otros infaltables son los de La Sonora Dinamita como “Oye”, “Que nadie sepa mi sufrir”, “Mil horas”, “Escándalo”, “Se me perdió la cadenita” y “Mi cucu”, en el aspecto tropical; y para recordar la década de los 90 son fundamentales las canciones de Kabah, OV7 y Magneto, por ejemplo.

“Hay quienes consideran que éxitos como ‘Payaso del rodeo’ o ‘No rompas más mi pobre corazón’, de Caballo Dorado, ya están choteados, pero si se los mencionamos saben que no pueden faltar en el menú, pues de inmediato ponen de pie a la gente.

“Las tías, los papás o las abuelitas están acostumbrados a esta música y es importante que los anfitriones atiendan los gustos de todos sus invitados, si es que desean una buena fiesta”, destacó Dorina al tiempo de señalar también a “La Macarena”, “Saturday night”, “Banana”, “Aserejé” y “Disco samba”.

Aunque pudiera pensarse que todos aquellos que pertenecieron a la generación Timbiriche ya pasaron por la etapa de nupcias, Jorge Ituriel comentó que hoy en día se sigue solicitando el vestuario del grupo en su etapa infantil ya casi para el final de la fiesta. Se lo ponen los novios, familiares y amigos más cercanos para avivar el ambiente.

En lo referente al vestuario de Amatista, destacó que es importante dar una buena imagen, por lo que al inicio todos están coordinados del mismo color y ya después, rompen los esquemas con atuendos fluorescentes y estrafalarios como cuando en el carnaval una de las integrantes se coloca un traje de grandes alas que le da un parecido al Cearadactylus de “Jurasic Park”.

“Dorina y yo dibujamos los modelos y después enviamos la tela con un sastre que se encarga de coser las prendas. Aproximadamente son unos siete cambios”, señaló.

Los paquetes musicales varían, según la elección de los servicios que se requieran. Los precios van de 25 mil hasta 70 mil pesos. Sube o baja el costo según el número de integrantes que se contraten (hasta 14), la cantidad y tipo de “souvenirs” que se reparten, si se requieren zanqueros y pantallas de leds.

“Todos las opciones incluyen disparo de confeti y pirotecnia, música para recepción de invitados, para la degustación de alimentos, para las pausas que se tome el grupo y en la despedida. Hay quienes solicitan el servicio de tornafiesta con banda sinaloense y mariachi, los cuales también se pueden conseguir”, indicó Dorina.

Por lo regular, los grupos versátiles trabajan hasta altas horas de la noche. Aguantar el ritmo no es sencillo, sobre todo si se tienen eventos por lo menos unas tres veces por semana. De modo que los integrantes procuran no beber, no fumar, alimentarse bien y dormir el tiempo adecuado para sobrellevar las desveladas.

“Se trata de tener oficio por lo que haces. Nuestro trabajo es muy lindo porque compartimos con la gente en el momento que están muy contentos celebrando algo. El hecho de ver la pista llena y sonrisas, nos sube la energía y la adrenalina”, resaltó.

Como en todo festejo, no todo sale bien a la primera y los grupos versátiles batallan al momento de construir el escenario cuando no existe una tarima que soporte a todo el equipo y sea de grandes dimensiones. Es importante que haya una adecuada instalación de luz o una buena carpa ante las inclemencias del tiempo.

Los invitados que se sobrepasan de copas, también llegan a ser un problema para los músicos.

“A veces quieren subir al escenario para cantar y no tenemos problema con que lo hagan, siempre y cuando no rompan los límites del respeto”, señaló Ituriel, aunque en otros casos, procuran ignorarlos como a los que de pronto acosan a las bailarinas.

El negocio de los grupos versátiles da para vivir con decoro, aseguran los empresarios y cantantes, “más que nada, porque los mexicanos son muy pachangueros, siempre buscan la música para bailar, no importa si es bautizo o presentación de tres años, todo es motivo para armar la fiesta”.

Aunque son muchas las agrupaciones, hay mercado para todas, indicó Jorge, “y si se les ofrece un buen servicio, la familia o los amigos de los festejados, te van recomendando, es como una cadena y significa una publicidad enorme”.

Debido a la calidad de su producto, Amatista recién obtuvo el premio Wedding Awards 2016 en la categoría Música otorgado por Bodas.com.mx, líder global del sector nupcial.

te podría interesar

Fotos: Usuarios de Twitter se burlan de los consejos para ahorrar gasolina de la SENER
Consejos de la SENER para ahorrar gasolina
Últimas noticias: Estado Islámico asume autoría del ataque en Berlín, hoy 20 de diciembre de 2016
Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami

Videos relacionados:

Monos confunden a un robot con uno de los suyos y lloran por él
Miles de inmigrantes marcharon en EU contra Donald Trump
Pronóstico del clima en México, hoy sábado 14 de enero de 2017
Hoy no Circula sábado 14 de enero de 2017
Liam Hemsworth
Comentarios
Evolucionan grupos versátiles al amenizar eventos sociales