Publicación: 2016-08-01 22:23:54 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Frida Slovik, historia de vida a través de una colección de muñeca

De las corresponsalías, 1 Ago (Notimex).- Cuando Frida Slovik era niña, no se imaginó que algún día su vida sería inmortalizada y contada a

De las corresponsalías, 1 Ago (Notimex).- Cuando Frida Slovik era niña, no se imaginó que algún día su vida sería inmortalizada y contada a través de las más de mil muñecas que desde hace 60 años colecciona, y que semanas anteriores donó a un museo en Coahuila.

Cada una de estas “lindas señoritas” ha formado parte de uno o varios episodios de la vida de esta mujer y llevarán, en todo momento y a cualquier lugar a donde vayan, la esencia de ella.

Antes de abandonar la casa, ubicada en la delegación Cuajimalpa, las “niñas” como cariñosamente les llama, habitaban seis vitrinas de cristal, desde donde contemplaban pacientemente, a la espera de una mirada y una palabra dulce de su dueña.

“Yo empecé a coleccionarlas desde que tenía tres años y además, mi abuelita era muy amiga de una señora que era propietaria de las muñecas Elizabeth, entonces cada vez que mis abuelitos venían a México, la señora me enviaba una muñeca porque era la más chica de tres hermanos”, señaló Frida en entrevista para Notimex.

Médico obstetra de profesión y coleccionista de corazón, Frida, de 64 años de edad, mencionó que tenerlas no ha sido sencillo, ya que cada pieza ha sido adquirida por un motivo especial.

“No tengo favoritas, porque cada una tiene una historia, me han regalado muchísimas, pues mis amigas y mucha gente que me conoce saben que las colecciono, entonces no tengo preferidas”, comentó.

Con una sonrisa inocente en el rostro, refirió que si tuviera que elegir una pieza a la que le tenga especial afecto sería a “un muñequito que es una especie de The Beatle que fue de mi primer novio y que aún conservo”.

En cuanto a las “coquetas mujercitas”, sus trajes típicos y caritas con diferentes rasgos, dan muestra de que provienen de Europa y Medio oriente.

“Algunas las he adquirido aquí en México, otras en mis viajes, porque he viajado muchísimo, entonces en cada lugar donde llegaba, trataba de comprar el muñequito típico o el específico del lugar“, afirmó.

Al pasear por las seis vitrinas, Frida va contando a quien quiera escuchar la historia de una que otra pieza que tiene un significado especial para ella.

Tal es el caso de un muñeco en forma de feto de tamaño original, que le fue regalado, debido a que durante más de 30 años se dedicó a la obstetricia “es una pieza única en el mundo, nadie posee una igual a ésta”.

Su mirada y sus pasos se detienen frente a una de las vitrinas que alberga a sus muñecas más antiguas. Dos “niñas” de porcelana con bellos caireles rubios y vestidas elegantemente con trajes típicos de la época Victoriana, rememoran en Frida un episodio que la marcó en su juventud.

“Tengo una sobrina que es hija de mi hermana la mayor y que es 12 años más chica que yo, entonces cuando me fui a estudiar a Europa a los 16 años de edad, pues se quedaron mis muñecas y cuando regresé ya no existían, estas dos son algunas de las que pude rescatar”, explicó.

Para ella, este momento fue muy significativo, ya que estos objetos eran parte fundamental de su identidad “las cuidaba mucho, porque nunca fui una niña que las maltratara, pues para mí eran muy importantes”.

Además de estos juguetes, guardó peluches y muñecos que han pertenecido a miembros de su familia, como los gastados osos Winnie Pooh que pertenecieron a sus hijas y la colección de muñecos de Harry Potter que formó junto a uno de sus nietos.

En cuanto a la decisión de donar sus “niñas” al Museo de la Muñeca en Saltillo, Coahuila, mencionó que el motivo principal es que se mudará a un departamento donde no puede tenerlas.

“Además, mis hijas sólo quieren una que otra muñequita de recuerdo, pero es todo. Nadie va a querer mis muñecas como espero las quieran en Saltillo”, comentó.

La despedida de Frida de estos entrañables juguetes no fue sencilla. Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada manifestó sentimientos encontrados antes de verlas partir.

“Quiero que este museo las conserve como yo las tengo y que a muchas niñas las puedan ver. No sé despedirme, lo único que le diría es van a un lugar donde van a estar bien, eso es todo”, mencionó.

Al preguntarle qué es lo significativo de coleccionar, señaló que “es un sentimiento que tienes que sentir, no tienen una palabra específica, porque yo no la tengo y si me la dijeran yo no estaría de acuerdo, coleccionar es algo que te nace”.

La colección que en verano será exhibida en el museo de Saltillo es un acercamiento a la vida de esta mujer que con su dulzura y pasión por todo lo que realiza encanta a todo aquel que la conoce.

“Si le pudiera poner un nombre a la exhibición le pondría “A través de la vida de Frida Slovik”, porque mis muñecas fueron y seguirán siendo parte de mi vida”, dijo en tono melancólico.

te podría interesar

Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami
Policías de la Ciudad de México evitan suicidio de un joven en Iztacalco (Video)
Alcalde de Nueva York Bill de Blasio asegura que protegerá a los inmigrantes
Ejército cubano inicia el

Videos relacionados:

Video: Discurso de Raúl Castro en la ceremonia de Fidel Castro
Incendio en club nocturno de Oakland eleva su número de víctimas a 50
Incendio en discoteca de Oakland deja al menos 9 muertos
Cenizas de Fidel Castro llegan a Santiago de Cuba, su última parada
Britney Spears
Comentarios
Frida Slovik, historia de vida a través de una colección de muñeca