Publicación: 2016-07-10 22:13:49 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Manuel Adrián desdeño las giras para cantarle al público de los bares

* El llamado “Rey del Triplete” festeja 45 años de trayectoria Por Claudia Pacheco Ocampo México, 10 Jul (Notimex).- Debido a su gran calidad

* El llamado “Rey del Triplete” festeja 45 años de trayectoria

Por Claudia Pacheco Ocampo

México, 10 Jul (Notimex).- Debido a su gran calidad interpretativa, en la década de los años 70, Manuel Adrián participó cuatro veces en el Festival OTI de la Canción y grabó más de 10 discos, pero nunca figuró en los grandes escenarios porque se negó a realizar giras promocionales.

Cantó en el legendario Teatro Blanquita, en el Teatro de la Ciudad y abrió conciertos de otros artistas en el Auditorio Nacional, nunca como el estelar, y todo debido a que a los 25 años ya era padre de cuatro hijos.

“Pasé por tantas y tantas compañías de discos. Estuve a nada de que un número mío sonara muy fuerte en la radio, pero por alguna u otra razón, no sucedió. Siempre surgía algo y el disco no se me dio”, contó Manuel Adrián a Notimex.

Comenzó su carrera en 1970 cuando tenía 19 años. Se casó al poco tiempo y seis años después, ya tenía cinco bocas que alimentar, además de la suya.

“Las compañías me decían que debía ir de gira promocional durante dos meses y yo les respondía: ‘no puedo, mi familia me necesita, tengo que seguir trabajando aquí’”.

Entonces, se convirtió en “rata de bar” y se acostumbró a recibir dinero cada semana o diario para entregarlo a su esposa y que ella lo administrara de la mejor manera.

“Cambié los pesos por los ‘quintos’, no cuidé mis grabaciones, que eran fundamentales en mi carrera. Y es que en esa época no me importaba nada, era joven y ganaba buen dinero en los bares. Fui de los mejor pagados y me daba para vivir bien, para comprarme una casa y costear la escuela de mis hijos. Me conformaba con eso”.

Aunque no se arrepiente, “pues fueron unas cosas por otras”, Manuel Adrián considera que si hubiera apostado por la promoción de sus discos hoy sería una de las grandes figuras de la música, como sucedió con José José y Enrique Guzmán, sus grandes amigos.

“Trabajar en los álbumes me hubiera dado para mucho más, pero ni modo, lo hecho, hecho está. No tuve guía ni gente que me apoyara para tomar las mejores decisiones, y entonces cometí muchos errores. Pero la vida me ha enseñado muchas cosas, tampoco me puedo quejar, porque a cambio tuve otras satisfacciones”.

En la actualidad, Manuel Adrián es uno de los grandes veteranos de los bares. Lo mismo se presentó en el Marraquesh, que en El Morocco, el Señorial, el Chips, o durante 15 años en los diversos espacios nocturnos de la Zona Rosa de la Ciudad de México, como el bar del Holliday Inn, que luego se convirtió en el del hotel Krystal, el Carrusel, La Pulquería, y El Diplomático, por citar algunos.

A la fecha, es común que previo a su actuación o después, el público suba al escenario para solicitarle un autógrafo, una foto y recordar que viéndolo cantar se enamoró de la que hoy es su esposa.

“Lo cual es un orgullo enorme porque eso significa que la gente me recuerda, que me quiere o que aún soy importante en su historia de vida y eso es maravilloso”, destacó.

Sin embargo, a diario debe fungir como detective privado para hallar los espacios que le permitan continuar trabajando, pues prácticamente existe La Cueva de Rodrigo de la Cadena y otros dos. De ahí en fuera, se presenta en donde se pueda.

“Qué tiempos aquellos cuando Fernando Ibarra, Gerardo Flores, Tony Escudero, Xavier Manuel, Julián y Horacio Reyes cantábamos en el bar del Crowne Plaza, en el Caballo Negro, el Sevilla Palace o en el Sheraton, pero todos ya desaparecieron y ahora nos refugiamos en restaurantes y cantinas para seguir vigentes”.

Antes, en son broma, sus compañeros le decían el “Rey del Triplete” porque así como salía de un bar o centro nocturno, iba camino a presentarse en otro.

“Trabajaba de lunes a sábado, casi no dormía. Me acuerdo que cuando cantaba en el bar del hotel Casablanca, el que está en la calle de Lafragua, iba mucha prensa. Había periodistas de Excélsior y de El Universal. Además, iba gente fina, bonita y bien vestida que gustaba de escuchar la bohemia, tomar una copa y pasarla bien”, platicó.

Era la época en que Manuel Adrián se lucía hasta con cuatro músicos y ahora, con suerte llega con tecladista o simplemente una pista musical.

“Éso es lo que piden en los bares, pues ya es muy difícil que nos pongan músicos. Por lo regular, uno gana lo del cóver; el total se divide para los músicos y nosotros nos quedamos con lo que reste. Ya no es como antes que la empresa le pagaba a los músicos y uno cobraba su sueldo.

“Con Rodrigo de la Cadena no sucede así porque como él es artista entiende la situación y nos pone músicos. Sí es difícil, pero soy de los necios que siguen buscándole”, puntualizó.

“Qué manera de decir adiós”, “Me llama usted”, “Sucede”, “Las cosas van tan mal”, “Amor pirata”, “No soy el aire”, “Dudas”, “Ya no te quiero”, “Nunca supe más de ti” y “Desdén”, son algunos temas de su repertorio, pero la infaltable, a petición del público, es “Castillos en el aire”, de Alberto Cortez.

Será el 14 de octubre próximo cuando Manuel Adrián celebrará 45 años de trayectoria en El Fórum de Gualberto Castro, centro nocturno que se inaugurará esta semana en la Ciudad de México.

te podría interesar

Fotos: Usuarios de Twitter se burlan de los consejos para ahorrar gasolina de la SENER
Consejos de la SENER para ahorrar gasolina
Últimas noticias: Estado Islámico asume autoría del ataque en Berlín, hoy 20 de diciembre de 2016
Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami

Videos relacionados:

Video: Extraño fenómeno meteorológico apareció en Michoacán, México
Donald Trump y Enrique Peña Nieto tendrán primera reunión oficial el 31 de enero
Donald Trump visitará a la CIA para 'hacer las paces'
Fotogalería: Así fue la Marcha de las Mujeres en la CDMX
Paris Hilton
Comentarios
Manuel Adrián desdeño las giras para cantarle al público de los bares