Publicación: 2016-10-09 22:22:52 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Mora Rangel, general colombiano con autoridad moral en la guerra y paz

Por Edelmiro Franco. Corresponsal Bogotá, 9 Oct (Notimex).- El general retirado Jorge Enrique Mora Rangel, implacable contra la insurgencia, firme

Por Edelmiro Franco. Corresponsal

Bogotá, 9 Oct (Notimex).- El general retirado Jorge Enrique Mora Rangel, implacable contra la insurgencia, firme y leal como negociador plenipotenciario del Acuerdo Final de Paz con sus ultraenemigos, las guerrillas de las FARC, es una voz con autoridad moral en la guerra y en la paz.

El exoficial es respetado por sirios y troyanos, en este momento en que seis millones 431 mil colombianos le dijeron No al pacto de paz con las FARC, firmado por las partes el pasado 26 de septiembre, y otros seis millones 377 mil dijeron Sí en el plebiscito del 2 de octubre que dejó en el limbo a Colombia, para buscar una salida negociada a 52 años de guerra con las guerrillas.

Pero lo más grave del resultado del plebiscito fue el triunfo de la abstención con el 63 por ciento de un total de 34 millones 900 mil colombianos habilitados para asistir a las urnas.

A esta inmensa mayoría no les importó los 600 mil muertos que ha dejado este conflicto desde 1946, ni los millones de desplazados, ni los desaparecidos, ni los mutilados por las minas antipersona.

Entre esa minoría que salió a votar en el plebiscito, el hecho histórico más importante en los últimos 100 ó 200 años de Colombia, estuvo el general Mora Rangel, un hombre que refleja dureza en su rostro y en su mirada, que por dentro es tan humano, sensible y sincero, que por ese mismo rostro en la guerra se deslizaron lágrimas de dolor por la muerte de sus hombres.

Mora Rangel fue comandante del Ejército entre 1998 y 2002, durante el gobierno de Andrés Pastrana, que intentó negociar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero que fracasó después de tres años de diálogos en San Vicente del Caguán, en el extremo sur del país.

Mora Rangel nació en la ciudad fronteriza de Cúcuta, en 1945, tres antes del asesinato del líder liberal-socialista, Jorge Eliecer Gaitán, que marcó la violencia que desde entonces vive Colombia, con una carrera castrense que por coincidencia de la historia, arrancó cuando se graduó en la Escuela Militar de Cadetes en 1968, la época en que nacieron las guerrillas de las FARC y el ELN.

Su brillante carrera militar se prolongó por 42 años, hasta llegar a ser comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), y encargado de dirigir los golpes más contundentes y estratégicos que se le han dado en toda la historia a las FARC.

Este fue el militar en situación de retiro que escogió el presidente Juan Manuel Santos, en 2012, para estar en la mesa de negociación con las guerrillas de las FARC. Fue la principal garantía para mantener intacta la estructura de las Fuerzas Militares. En la mesa no se negoció ni una coma de las fuerzas de seguridad del Estado colombiano.

Notimex conversó con el general Mora Ragel días antes de la jornada del plebiscito, sobre su experiencia de 42 años de guerra, como general de generales, y cuatro años sentado frente a frente con sus enemigos en el campo de batalla, para cumplir la misión: La firma de un acuerdo de paz.

Las negociaciones de paz en un país en guerra, como Colombia, se hacen entre enemigos y no entre amigos. En la mesa en La Habana estuvo el general Mora Rangel como parte del Estado.

NTX: ¿General Mora, cuáles fueron los momentos más difíciles en la Guerra?

--- En una guerra o un conflicto son muchos los momentos difíciles que se pasan. La muerte de los soldados, de los subalternos, son momentos que le llegan al alma, que lo ponen a uno a pensar. Está la responsabilidad del comandante por la vida de sus hombres. Es una responsabilidad inmensa. Los momentos difíciles que me correspondió pasar en tanto tiempo de servicio fue la muerte de mis hombres, de mis soldados.

Pero hay otro sentimiento muy grande y es lo que le tocó vivir al pueblo colombiano. A los campesinos de Colombia en el campo, a la gente de la ciudad que sufrió también. Los militares y los soldados se entregan por la defensa de la sociedad, por unos ideales y esos ideales nos llevan a un compromiso muy grande que es la defensa de los colombianos, de la ciudadanía, de la sociedad.

Yo creo que los momentos más difíciles fueron esos: la muerte de mis subalternos y la tragedia de los colombianos. Especialmente los más humildes y la gente del campo.

NTX: General, hablando de muerte, ¿usted lloró a sus muertos?: “Sí” fue la respuesta categórica y sin vacilaciones, al tiempo que explicó que el concepto que se tiene en Colombia y en el mundo de los militares, que son hombres que no sienten y su corazón es de hierro, no deja de ser un mito.

--- (...) La guerra es fuerte, es destrucción y el común de la gente piensa que los militares tienen un corazón de piedra, que no se le ablanda con nada, pero esa no es la realidad. Por estar tan cerca de la muerte en el caso de los colombianos, desde el primer día que entré al servicio, hasta el último día que me fui, me tocó vivir en medio del conflicto y de la guerra.

Claro que lloré por mis hombres, lloré por la tragedia de los colombianos, lloré por la tragedia de las madres enterrando a sus hijos, de los hijos enterrando a sus padres, y claro, que como hombre, como soldado a pesar de la fortaleza que se debe tener, sí fueron lágrimas que salieron en muchas ocasiones.

NTX: ¿La vida del general Mora estuvo en peligro?

--- Sí, tuve dos accidentes aéreos en aviones militares que se cayeron. Un helicóptero donde viajaba fue impactado por el fuego de la guerrilla con heridos en el interior del helicóptero. Estar uno en el aire la indefensión es muy grande, no haya uno qué hacer. Le pasan los disparos por todos lados.

En este momento de la entrevista, el general Mora hizo una pausa y reveló una anécdota en la mesa de negociaciones en La Habana, que tiene que ver con los riesgos de perder la vida en el campo de batalla.

Uno de los jefes de la insurgencia le comentó al general Mora Rangel que en una ocasión estuvo en la mira de los fusiles de los rebeldes, y no dispararon porque él no era en ese momento el objetivo, su paso por el lugar fue circunstancial.

NTX: ¡La guerra es muerte!... general, cuando dejaba a su familia ¿qué sentimiento se llevaba al dejar atrás la puerta de su casa?

--- Al soldado y especialmente cuando se está viviendo el conflicto, uno sale y no sabe si regresa. Uno tiene sentimientos encontrados con la familia.

Es el mismo sentimiento cuando uno saluda a sus hombres que salen al combate y los despide y esos soldados con esos compromisos, se ponen sus equipos a la espalda y caminan hacia los helicópteros y uno los mira y piensa para sus adentros cuántos de esos no regresaran. Así pasaba en las operaciones y en los combates. Uno los despedía cuando iban a cumplir una misión y muchos de ellos no regresaron.

te podría interesar

Fotos: Usuarios de Twitter se burlan de los consejos para ahorrar gasolina de la SENER
Consejos de la SENER para ahorrar gasolina
Últimas noticias: Estado Islámico asume autoría del ataque en Berlín, hoy 20 de diciembre de 2016
Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami

Videos relacionados:

Pronóstico del clima en México, hoy 23 de enero de 2017
Hoy No Circula, hoy lunes 23 de enero de 2017
Video: Revelan momento exacto en el que 'El Chapo' Guzmán recibe la noticia de su extradición
La Marcha de las Mujeres reunió a más de 2 millones de personas contra Trump
Paris Hilton
Comentarios
Mora Rangel, general colombiano con autoridad moral en la guerra y paz