Publicación: 2016-09-21 22:10:47 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Museo Balenciaga de España, el primero dedicado a un modisto

Por Adela Mac Swiney González. Enviada Getaria, España, 21 Sep (Notimex).- Dedicado a uno de los mayores genios de la moda universal, Cristóbal

Por Adela Mac Swiney González. Enviada

Getaria, España, 21 Sep (Notimex).- Dedicado a uno de los mayores genios de la moda universal, Cristóbal Balenciaga, el museo que lleva su nombre en el pueblo costero de Getaria, en el extremo noreste de España, es el primero en el mundo dedicado a un modisto.

El Museo Cristóbal Balenciaga fue inaugurado el 7 de junio de 2011 y además de exhibir, de manera rotatoria, más de dos mil piezas, busca convertirse en un centro internacional con vocación didáctica, de divulgación y de investigación sobre la figura del modisto-creador.

Gestado bajo la tutela de la Fundación Cristóbal Balenciaga, el museo hace propia la misión de promocionar, difundir y potenciar la trascendencia y obra del diseñador tanto para la creación artística, como para el mundo de la moda y la alta costura.

La fundación atesora una colección única en el mundo de la obra de Balenciaga, integrada por más de dos mil piezas y que sigue en aumento.

Su amplitud y su diversidad formal y cronológica -que incluye los modelos más tempranos y más recientes que se conservan del genio guipuzcoano- hacen de la misma una muestra completa, coherente y del más alto nivel internacional.

Otro valor excepcional de la colección reside en la procedencia de las piezas, pues personalidades ilustres del siglo XX como Mona Von Bismarck, Bunny Mellon, Patricia López Wilshaw, Barbara Hutton, la princesa Rethy, Grace Kelly o Madame Bricard vistieron algunos de los modelos que posee ahora la Fundación.

Además, otras donaciones han procedido también de nombres ilustres, como el propio presidente de la Fundación, Hubert de Givenchy, o la Reina Fabiola de Bélgica.

Idoia Escobar, guía del Museo Balenciaga, explicó a Notimex los inicios del gran modisto, quien fue hijo de costurera y aprendió en su casa a coser. Vivía cerca del Palacio de Aldamar, que era propiedad de los abuelos de Fabiola de Bélgica.

“Él se atrevió a decirle a la abuela de Fabiola de Bélgica que era capaz de copiar uno de aquellos maravillosos vestidos que tenía ella comprados en París. Ella le dio todo lo que era la tela, el material y él fue capaz, no sólo de copiar el modelo sino de poner unas mejoras”, dijo.

Anotó que ella en agradecimiento fue a la misa dominical con ese vestido, y luego se convirtió un poco en su musa, pues fue quien le ayudó a ir a San Sebastián, a los grandes almacenes parisinos que había allí y es ahí donde comienza la historia.

Resaltó que para Balenciaga, más allá del vestir bien, del lujo, era importante la comodidad.

“Él estaba buscando que estas mujeres se sintieran las más guapas del evento al que tuvieran que asistir, pero no sólo eso, sino que también se sintieran cómodas”, dijo.

Por ello, en la búsqueda de la comodidad, fue eligiendo telas que cada vez pesaran menos, así como vestidos que tuvieran menos costuras.

Para cuidar cada creación de Balenciaga, hay salas especiales en las que cada vestido puede estar expuesto en un tiempo máximo de un año, pero luego tiene que estar dos años en salas de descanso, horizontalmente.

Las piezas que están expuestas tienen unas características especiales de luz, temperatura y ambiente.

Adjetivos como el de perfeccionista, extraordinariamente técnico, creativo, innovador pueden atribuirse, sin temor a equivocarse, a Balenciaga, uno de los mejores y más influyentes modistos del siglo XX.

El artista se convirtió en un adelantado a su tiempo, un genio que revolucionó la concepción del vestir y del propio cuerpo de la mujer.

La perfección era para él una obligación y el extraordinario dominio de la técnica le facilitaba tal empeño. Fruto de ello fue su carácter innovador, que derivó en la búsqueda de una mayor simplicidad y pureza de formas.

Sin lugar a dudas, suya fue una de las mayores aportaciones a la historia de la moda: la introducción de una nueva silueta para la mujer.

La ruptura con lo establecido hasta entonces cobró vida con diseños provistos de líneas fluidas y volúmenes sorprendentes.

Fueron, en definitiva, líneas, modelos y diseños que marcaron una época, como la línea tonneau (1947), el look semientallado de 1951, las faldas balón de 1953, la túnica de 1955, el vestido saco de 1957 o el baby-doll de 1958.

Fue la eclosión definitiva, la ascensión a los altares de la costura de un iconoclasta adelantado a su tiempo.

Sus colegas, la industria de la moda y el público en general así lo evidenciaron con sus halagos. Incluso hoy en día, medio siglo después de aquella ruptura con el pasado, las pasarelas siguen mostrando sus propuestas.

te podría interesar

Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami
Policías de la Ciudad de México evitan suicidio de un joven en Iztacalco (Video)
Alcalde de Nueva York Bill de Blasio asegura que protegerá a los inmigrantes
Ejército cubano inicia el

Videos relacionados:

Proponen 5 años de cárcel a quien maneje y use el celular
Insólito: Médico saca una cucaracha viva del oído de una mujer
Línea 1 del Metro instaura abordaje ordenado en la estación Balderas
Últimas noticias: Terremoto en Islas Salomón, emiten alerta de tsunami en el Pacífico, hoy 8 de diciembre de 2016
Jake Gyllenhaal
Comentarios
Museo Balenciaga de España, el primero dedicado a un modisto