Publicación: 2016-09-23 22:15:02 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Turquía no será un país sin democracia o del Tercer Mundo: analista

Por Marcelo Raimon. Colaborador Estambul, 23 Sep (Notimex).- Pese al terrorismo, la guerra en Siria, la intentona golpista y la persecución de

Por Marcelo Raimon. Colaborador

Estambul, 23 Sep (Notimex).- Pese al terrorismo, la guerra en Siria, la intentona golpista y la persecución de opositores, el hecho de que Turquía siga “anclado” a Europa evitará que se convierta en un país sin democracia o una nación del Tercer Mundo, según una analista.

Este escenario fue planteado por la columnista turca Barcin Yinanc, una de las principales colaboradoras del diario Hurriyet, entre los más importantes del país.

Las dudas sobre la estabilidad democrática en Turquía han sido alimentadas en las últimas semanas no sólo por las purgas en los aparatos del Estado tras el intento de golpe del 15 de julio pasado, sino por las preocupantes noticias de despidos o encarcelamiento de maestros, periodistas y opositores en general.

El gobierno del controvertido presidente Recep Tayyip Erdogan en efecto puso en marcha una masiva “limpieza” de seguidores del también polémico clérigo Fethullah Gulen, señalado como el líder de la asonada militar de julio pasado.

Existe una “necesidad de limpiar el Estado de los seguidores de Gulen, pero al mismo tiempo estamos es un punto en el que esta purga está siendo usada por el gobierno y el presidente para intimidar (...), y eso se está haciendo muy alarmante”, señaló Yinanc en entrevista con Notimex.

El intento de golpe de Estado de julio mostró lo que en Turquía se considera como una masiva presencia e influencia de simpatizantes de Gulen entre las fuerzas armadas y el aparato estatal.

Para sumar a la confusión, Gulen, si bien se adhiere a la ortodoxia religiosa, se presenta como un defensor de una Turquía en muchos aspectos “progresista” y regida por un islamismo tolerante.

De hecho, el clérigo fue un fuerte aliado de Erdogan hasta el estallido de un escándalo de corrupción en 2013.

“Muchos en el mundo no están convencidos” de la “amenaza” del gulenismo, explicó la columnista, “sin embargo, en la mente de la mayoría de los turcos no hay dudas” de que los seguidores de líder político residente en Estados Unidos “planearon el golpe”, agregó.

Más allá de las posiciones antiterroristas y no violentas de Gulen, lo cierto es que el golpe dejó casi 100 muertos entre efectivos de ambos bandos y por lo menos 179 entre la población civil durante la revuelta que puso a Turquía en los titulares de todo el mundo.

Respecto a los focos de violencia y la compleja situación que se vivió después de la intentona golpista, la columnista consideró que “probablemente la política exterior de Turquía” tenga mucho que ver.

La cancelación de las negociaciones con los rebeldes separatistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) el año pasado y “una intervención demasiado grande en Siria” que provocó la ira del Estado Islámico (EI) explican en gran parte la oleada de violencia que sufre el país desde antes del golpe, añadió.

Tras largas idas y vueltas, el gobierno de Erdogan decidió este año unirse a la coalición internacional que lucha contra el EI en Siria, dejando incluso atrás las denuncias de que Ankara ayudaba o hacía caso omiso de las actividades del grupo yihadista.

Aviones de la coalición incluso utilizan ahora la base aérea turca de Incirlik, en el sur del país.

Pero la respuesta del EI no se hizo esperar y el grupo perpetró atentados en enero pasado contra el Hipódromo de Constantinopla, en Estambul, que dejaron 11 muertos, y contra la Mezquita Azul, con un saldo de 13 extranjeros fallecidos.

En marzo hubo otro atentado del EI en una avenida céntrica de esta capital, con un saldo de cuatro muertos, y en mayo otro contra una base de la policía en Gaziantep, en la región de Anatolia, donde dos personas fallecieron.

Luego llegó el sangriento ataque con bombas y explosivos del 28 de junio contra el aeropuerto internacional Ataturk, que provocó la muerte de 45 personas.

“En términos de números, si comparamos lo que sucedía antes del golpe con lo que sucede después, no creo que se pueda decir que estamos peor”, señaló la analista respecto a la larga lista de atentados.

“Pero sí existe el potencial de vulnerabilidades en términos de seguridad, en particular porque mucha gente fue despedida” de las fuerzas militares y policiales a causa del golpe, aseveró.

“Desafortunadamente, cuando un país enfrenta varios frentes de terrorismo”, como en este caso los separatistas kurdos y el EI, una de las primeras víctimas son los derechos humanos”, indicó Yinanc.

“Creo que la sociedad turca está dividida (...) por un lado reconoce la necesidad de ‘limpiar’ a los gulenistas de los mecanismos estatales, pero del otro lado hay una preocupación de que el presidente y el gobierno pueden usar esta purga para silenciar e intimidar el disenso legal”, apuntó.

“Y, desafortunadamente estamos viendo signos de ello”, lamentó Yinanc.

En efecto, noticias sobre el despido masivo de maestros o el encarcelamiento de periodistas por supuestos lazos con el movimiento de Gulen o con el PKK surgen prácticamente todos los días en Turquía.

Todo esto se desarrolla en el marco de un clima de fuerte nacionalismo promovido por el gobierno y asociaciones afines al poder.

Es imposible caminar por Estambul sin toparse con gigantescos carteles o afiches con leyendas como: “La soberanía pertenece a los ciudadanos” o “Somos ciudadanos turcos, no dejaremos que el país se entregue al terrorismo”.

La sensación de ambivalencia ante la “necesidad” de defender al país de los golpistas y la inquietud que genera la suspensión del respeto de los derechos humanos también es visible a través de la ciudad.

En una tarde soleada de viernes en la Plaza Taksim, Notimex pudo ver cómo dos jóvenes que intentaban desplegar una pancarta frente al monumento a Ataturk eran detenidas por policías con apenas una pechera identificatoria.

Luego llegarían al lugar policías vestidos de civil que arrastraron a la fuerza a las jóvenes hasta una camioneta sin identificación oficial y se las llevaron detenidas.

La mayoría de los paseantes observó en silencio, apenas un grupo de jóvenes reaccionó increpando a la policía, y no faltó un turista que aprovechó para tomarse una “selfie”.

“El futuro cercano puede parecer un poco desalentador (...) pero vivimos en un país de milagros, sigo teniendo fe”, comentó la analista política.

“Si bien muchos querrían ver a Turquía como un país de Medio Oriente vacío de democracia, el hecho de que (...) esté anclado en la Unión Europea aunque no sea un miembro, el hecho de formar parte de la OTAN y de que tiene un mercado libre, todo eso, de alguna manera, impedirá que caiga en la categoría de un país del Tercer Mundo”, dijo.

“Hay una sociedad civil que, a pesar de la presión sobre ella, alza su voz, y el hecho de que tantos reporteros sean blanco de persecución política es porque están haciendo periodismo crítico, hay una resistencia contra un deslizamiento hacia el autoritarismo”, concluyó.

te podría interesar

Fotos: Usuarios de Twitter se burlan de los consejos para ahorrar gasolina de la SENER
Consejos de la SENER para ahorrar gasolina
Últimas noticias: Estado Islámico asume autoría del ataque en Berlín, hoy 20 de diciembre de 2016
Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami

Videos relacionados:

Insólito: foto de peces congelados en pleno salto sorprende a los científicos
Donald Trump está dispuesto a colaborar con Rusia para combatir al Estado Islámico en Siria
Video: el primer estacionamiento totalmente robotizado del mundo es inaugurado en China
Nueva York demanda a Donald Trump por violación a la Constitución
Shakira
Comentarios
Turquía no será un país sin democracia o del Tercer Mundo: analista