Publicación: 2016-08-15 22:20:34 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

“EL VOTO LATINO EN LAS ELECCIONES DE 2016 EN ESTADOS UNIDOS. IMPLICACI

Ciudad de México, a 15 de agosto de 2016 VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DEL MENSAJE DEL CONSEJERO PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL ELECTORAL, LORENZO

Ciudad de México, a 15 de agosto de 2016

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DEL MENSAJE DEL CONSEJERO PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL ELECTORAL, LORENZO CÓRDOVA VIANELLO, DURANTE LA INAUGURACIÓN DEL FORO “EL VOTO LATINO EN LAS ELECCIONES DE 2016 EN ESTADOS UNIDOS. IMPLICACIÓN PARA MÉXICO”, REALIZADO EN EL AUDITORIO DR. HÉCTOR FIX-ZAMUDIO DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO (UNAM)

Yo comienzo, buenos días a todas y todos.

Comienzo también agradeciendo la confianza de las instituciones académicas que han decidido impulsar colectivamente esta iniciativa para que el Instituto Nacional Electoral sea un socio académico en esta ocasión en empujar la realización de este seminario.

Gracias al doctor Pedro Salazar, Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas, mi jefe académico, dado que soy un investigador con licencia.

A la doctora Silvia Núñez, Directora del CISAN.

Por supuesto, al doctor David Maciel, profesor emérito de la UCLA, artífice intelectual de este evento.

A la maestra Paula de Gortari, Directora de UNAM LA.

Y por supuesto, a nuestro querido, respetado y admirado maestro emérito de la Facultad de Economía, Rolando Cordera, que nos acompaña aquí.

Y por supuesto a todos los ponentes que han aceptado participar en este evento, muchas gracias.

Tres mil kilómetros de frontera implican, no solamente una de las más grandes del mundo, sino también la más transitada del orbe, por la que diariamente cruzan más de un millón de personas, 300 mil transportes de carga, y por las que cada minuto circulan 1.3 millones de dólares de mercancías.

Si estos datos sobre los flujos migratorios y comerciales fronterizos no fueran suficientes para dimensionar la complejidad y la importancia de la interacción entre ambos países, Estados unidos y México, y las implicaciones que para uno y otro tienen los fenómenos económicos y políticos que se dan ambos lados de la frontera.

Permítanme poner dos datos más sobre la mesa: uno sobre el valor del comercio entre ambas naciones y otro, sobre la importancia demográfica de los mexicanos en Estado Unidos.

Se estima que el intercambio comercial entre ambos países, a raíz del Tratado de Libre Comercio, ha pasado de 81 mil millones de dólares en 1993, a 494 mil millones en 2012; eso implica un crecimiento de 600 por ciento en 20 años.

Por otra parte, en el aspecto migratorio, debemos reconocer que es tan importante como el comercial.

De acuerdo con la Oficina Del Censo de los Estados Unidos, en esa nación viven 33.6 millones de personas de origen mexicano y 11.6 millones de nacidos en México.

Personas, que como todos sabemos, no han perdido ni sus vínculos afectivos ni culturales con nuestro país, lo cual explica que las remesas que se reciben de los migrantes mexicanos constituyen ya en México la principal fuente de ingresos de nuestro país, por encima incluso del petróleo.

Y por cierto, son los principales demandantes de este nuevo servicio, que desde el 8 de febrero pasado, a propósito de la última reforma electoral, el Instituto Nacional Electoral, a través de la red consular está brindando en Estados Unidos, pero desde el lunes pasado, hace ocho días, ya a través de los 150 consulados del mundo.

Las cifras últimas, bueno últimas de la semana pasada, son 110 mil credenciales, de las cuales, la gran mayoría han sido solicitudes provenientes de los Estados Unidos, un mecanismo que no solamente les permitirá votar, sino como hoy ya sabemos, es el único mecanismo de identificación que es aceptado en autoridades de algunas entidades de los Estados Unidos, por ejemplo, Texas, para poder identificarse por parte de mexicanos que migraron a esa entidad, y que tienen hijos que quieran registrar.

Es decir, el asunto no es nada más el tema del voto, el asunto es también un tema de identidad cultural, de empoderamiento, así lo vemos desde el INE, de los ciudadanos mexicanos allá para ejercer sus derechos políticos; acá, para que también reivindiquen el ejercicio de sus derechos políticos tras las fronteras.

Es decir, es un asunto de fortalecimiento de la identidad ciudadana en México, pero también en Estados Unidos.

El propósito al retomar estos datos, es subrayar que los vínculos entre los dos países son estructurales y cualquier decisión que se tome allá en relación a la incorporación o expulsión de los migrantes al mercado, tendrá importantes consecuencias en nuestro país.

Esta importancia económica y demográfica ha trascendido al ámbito de la competencia electoral, desde hace varios años, y los candidatos, ya sea a los cargos locales o federales, dependiendo de sus objetivos y de los sectores económicos sociales que los apoyan, asuman posturas incluyentes o condenatorias, como se ha mencionado, en torno a la incorporación de los inmigrantes a la vida productiva o incluso social.

Sin embargo, pese a que Estados Unidos es una nación conformada por inmigrantes, las posturas xenofóbicas se han venido exacerbando en los últimos años, tanto por el mayor crecimiento poblacional de los migrantes en comparación con los anglosajones, como por su ascenso en la vida productiva, cultural e incluso en el ámbito de la política.

Ejemplo de estas posturas restrictivas, y tendría que decir claramente excluyentes, son las reformas electorales que en varios estados de la Unión Americana se han aprobado y que están endureciendo los requisitos para participar en las elecciones.

Por ejemplo, en Alabama, Indiana, Mississippi, North Carolina, North Dakota, Tennessee, Texas, Virginia y Wisconsin ahora se exige un documento de identidad como la licencia de conducir, para incluir a las personas en el Padrón de Electores.

Mientras que en Arizona, Arkansas, New Jersey, Ohio, Texas y Utah, se redujeron los plazos para votar por correo, por poner sólo algunos ejemplos de las restricciones que experimentarán los inmigrantes en las elecciones de noviembre próximo.

Estas restricciones, derivan de un proceso de atomización de las facultades para reformar las leyes electorales que en 2013 aprobó la Suprema Corte de los Estados Unidos, la cual, dejó en manos de cada estado la posibilidad de cambiar sus leyes electorales sin necesidad de que dichos cambios sean aprobados por las instancias federales.

Si bien estas modificaciones a las legislaciones electorales, se dice, fueron pensadas para fortalecer la autonomía de las entidades y de federalismo tienen mucho que contarnos, histórica y políticamente los Estados Unidos.

te podría interesar

Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami
Policías de la Ciudad de México evitan suicidio de un joven en Iztacalco (Video)
Alcalde de Nueva York Bill de Blasio asegura que protegerá a los inmigrantes
Ejército cubano inicia el

Videos relacionados:

Google llamó "basurero" a la Torre Trump por error
UNAM "regalará" plantas en peligro de extinción para fiestas decembrinas
Yihadistas lanzan ataque químico en Siria y dejan al menos 22 heridos
Pronóstico del clima en México hoy domingo 27 de noviembre de 2016
Scarlett Johansson
Comentarios
'EL VOTO LATINO EN LAS ELECCIONES DE 2016 EN ESTADOS UNIDOS. IMPLICACI