Publicación: 2016-07-10 22:13:12 Por: sysadmin  Fuente: Notimex

Xavier Manuel "El Señor Entretenimiento” abarrotaba centros nocturnos

* El cantante llegó a ganar tanto dinero que invirtió en autos de carreras Por Claudia Pacheco Ocampo México, 10 Jul (Notimex).- Después de

* El cantante llegó a ganar tanto dinero que invirtió en autos de carreras

Por Claudia Pacheco Ocampo

México, 10 Jul (Notimex).- Después de siete años de formar parte del grupo Los Belmonts, en 1977 el cantante Xavier Manuel fracasó en su debut como solista en el bar del Hotel Alameda que para ese momento, lucía abarrotado de gente.

“Fue un debut muy desagradable, hacía una semana que mi padre había fallecido y el público me pidió cantar ‘Mi viejo’. A la mitad del tema me quebré y corrí a la calle. Me desaparecí hasta el otro día”, relató.

El gerente del hotel comprendió su situación y le propuso hacer un segundo debut.

Ese día, los cantantes Yoshio, Sonia Rivas y Lila Deneken fungieron como sus padrinos, y fue tal su éxito, que lo contrataron por un mes para luego invitarlo como el estelar del Boboli Bar en el Hotel Plaza Florencia, donde permaneció 12 años.

“Ahí trabajaba de lunes a sábado y la gente iba cuatro veces a la semana sólo para verme. Era otro México. No había inseguridad, cualquiera podía andar sin miedo por las calles de la Zona Rosa cuando eran las tres o cuatro de la mañana”.

Era el tiempo en que el comediante Polo Polo iniciaba su carrera en el bar Keops, en la calle de Hamburgo, y Xavier Manuel se convertía en uno de los exponentes al que más contratos le llovían, pues en una sola noche se presentaba una hora en el Boboli Bar, después se iba al Marraquesh, luego al Señorial y regresaba a cerrar en el Boboli Bar.

“Yo tenía unos 25 años y me sentía invencible. Todavía no nacían mis dos hijas y, por lo tanto, aceptaba todo lo que me ofrecieran. Aunque éramos muchos los cantantes de bar, había lugar y público para todos los que teníamos talento, como Horacio Reyes, Manuel Adrián, Tony Escudero, Fernando Ibarra y Gerardo Flores, entre otros”, platicó a Notimex en entrevista.

En 1981, el cantante que también toca instrumentos como la guitarra, el bajo, la batería, la trompeta y el saxofón, trabajaba con Dulce, en el Holliday Inn de Acapulco, y Yoshio le llamó para que participara en el Festival OTI de la Canción.

“Estaba afónico, pero acepté la invitación y ya ahí, para que se me abriera la garganta, me dieron coñac con miel. Con tremendos ojos rojos, salí a cantar el horroroso tema ‘Basta ya’. Obviamente, no pasé a ningún lugar y me descalificaron.

“La canción no gustó a los jueces y a mí tampoco. Sentía que yo era una especie de Lupita D’Alessio, pero en contra de las mujeres. De haberlo sabido, no participaba, pero lo hice porque era una oportunidad muy importante en mi carrera”.

Con guitarra en mano y frente a su piano en el estudio de su casa, Xavier Manuel confesó que no se hizo millonario, pero sí ganó grandes sumas de dinero que invirtió en autos de carreras y motocicletas, que él mismo corría de manera profesional en el Autódromo de los Hermanos Rodríguez; incluso, hasta le hizo al torero en la Plaza México.

“Económicamente vivía muy bien. Me daba toda clase de lujos y me alcanzaba hasta para enviarle dinero a mi primera esposa de la que me separé y que ya vivía en Estados Unidos”, recuerda mientras observa decenas de reconocimientos como el Applause por sus dos mil representaciones y el de la Asociación Nacional de Periodistas A. C., adornan sus paredes.

Llamado por unos como el gran “Showman” y por otros como el “Señor entretenimiento”, porque lo mismo cantaba que parodiaba a otros artistas y relataba chistes, compartió que a finales de la década de los 70 y en los 80, la gente hacia fila para ver a José José en El Patio, o a las Hermanas Gil en el Fiesta Palace, o en Las Sillas.

“En Cancún trabajé unos meses con David Copperfield, quien personalmente me llamó. En el Premier yo era maestro de ceremonias y conocí a Tony Bennett, a Julio Iglesias.

A Luis Miguel le abría los conciertos y cada noche llegaban famosos como Marco Antonio Muñiz, Verónica Castro, Xavier López ‘Chabelo’ y nos amanecíamos ahí. Prácticamente les decía: ‘ahí les dejo las llaves, ustedes cierran y yo me voy a dormir’”.

A la salida de los bares, Xavier Manuel repartía autógrafos y era aclamado por los bohemios para tomarse una fotografía con ellos. Pero aunque grabó por lo menos 20 discos (el primero con la compañía Golden), prefirió quedarse en los mismos escenarios y no escalar hacia los grandes reflectores.

“Si yo no gané más popularidad fue porque no quise. Me invitaban a programas de televisión en los que tenía que ver a la cámara, pero me parecía que todo era muy frío porque la cámara no se iba a reír. Mi apatía no me llevó al lugar que quizá debí tener, pero no me importa, estuve muy contento y fui reconocido en España, El Salvador y Puerto Rico”.

Sin embargo, todos los ciclos se cierran. Los bares se acabaron y de pronto, él y otros cantantes ya no tuvieron empleo. Algunos de sus compañeros fallecieron, otros se retiraron y unos cuantos siguen vigentes.

Sucede, dijo, como reza la canción “¿Dónde quedo?”, escrita por Benjamín:

“Me estoy quedando solo, me estoy haciendo viejo. Aunque me sienta joven, no se detiene el tiempo, se extinguen los artistas, pululan los payasos. Qué triste ver el arte cómo lo hacen pedazos. Dónde quedó la vida de aquellos escenarios, de sueños y de risas; de lágrimas y llantos”.

En la actualidad, Xavier Manuel se presenta en los pocos bares que le abren las puertas y en La Cueva de Rodrigo de la Cadena, quien se ha encargado de apoyar a las estrellas de los extintos centros nocturnos de la Ciudad de México.

“Lo cual le agradecemos mucho porque estamos vivos, porque aún cantamos, porque aún nos busca la gente y queremos seguir trabajando. Tampoco podemos aparecernos cada tercer día como antes porque los jóvenes ya no nos conocen y quienes van a vernos, tienen entre 50 y 70 años y lo piensan mucho para salir”.

Los 70 y los 80 fueron épocas de desvelos, de fiesta tras fiesta, de dormir en el día y de beber y beber en el escenario.

“Debido a que la gente quería ser amigo del artista, me invitaban copas y copas hasta que me iba y un día les dije: ‘si me quieren tanto, ya no me inviten alcohol, mejor vamos a disfrutar’. Y entonces me respondían: ‘qué sangrón eres; aguafiestas’. Ahora bebo poco cuando canto, pero nunca lo hago fuera del escenario, prefiero hacer ejercicio”.

Los temas infaltables en su repertorio, aquellos que el público no le perdona que sean omitidos, son: “La puta costumbre” y “El hijo que soñé”.

Hoy festeja 45 años como "El Señor Entretenimiento” y presenta su nuevo disco titulado “Para los dos” en el que incluye temas a dúo con Carlos Cuevas (Yo lo comprendo), Gualberto Castro (El triste), Yoshio (Llorando por dentro), Mario Pintor (Estar contigo), Rodrigo de la Cadena (Esta vida loca), Alejandra Ávalos (Hoy tengo ganas de ti) y Manuel Adrián (Quiero abrazarte tanto), por citar algunos.

“Seguiré adelante hasta que el público quiera, hasta que mi voz y mis facultades me lo permitan. Cuando ya no lo pueda hacer, me retiraré lentamente”, concluyó el cantante.

te podría interesar

Últimas noticias: Sismo de 7.0 grados Richter en Nicaragua hay alerta de tsunami
Policías de la Ciudad de México evitan suicidio de un joven en Iztacalco (Video)
Alcalde de Nueva York Bill de Blasio asegura que protegerá a los inmigrantes
Ejército cubano inicia el

Videos relacionados:

El 2016 podría ser el año más caluroso de la historia
Donald Trump implementará impuesto de 35% a empresas que salgan de EU
Transmisión en vivo: Ceremonia de Inhumación de Fidel castro en Santiago de Cuba
Pronóstico del clima en México hoy domingo 4 de diciembre de 2016
Kaley Cuoco
Comentarios
Xavier Manuel 'El Señor Entretenimiento' abarrotaba centros nocturnos